25 de marzo de 2012

El día que dejé de ser andaluz... HOY

Lo han conseguido, mis conciudadanos andaluces han logrado que me avergüence de mis orígenes, y desde ahora reniego de ellos. Reniego por muchas causas, pero la gota que ha colmado el vaso es dar cobertura a una clase política ladrona y corrupta.



Que el Sr. Griñán mantenga un granero de votos similar al que ya tenia, solo tiene dos explicaciones para mí, y creo que son en buena parte las dos que valdrían para explicar la situación de Andalucía en el vagón de cola de Europa y del mundo civilizado.

1. Clientelismo, los caciques de otros tiempos han sido reemplazos por políticos corruptos que han podido organizar un perfecto sistema de compra de votos y voluntades a lo largo y ancho de la región convirtiendo a la Junta de Andalucía S.A. en una máquina engrasada trabajando a favor del PSOE y de su perpetuación en el poder.

2. Al andaluz en general se ha demostrado que le gusta que le mientan, tiene poca memoria, y venir con mensajes de trabajo, esfuerzo y superación, no han sido nunca bien aceptados. Son mucho mejor mensajes de miedo a no se sabe qué, de generar la duda en la pérdida de ayudas... etc...

Aderezado con un candidato impopular, un poco de mentiras del PP en el gobierno de la nación, una reforma laboral impresentable... pues llega el momento en que se ha pasado factura, además:

- Los irreductibles sociatas han votado.
- Los desencantados peperos se han ido a la playa o se han quedado viendo cine de barrio antes que apoyar al partido que ha promovido una ley que posiblemente los lleve a la calle...

Que no se engañe nadie, de los 600.000 que se han estimado cuestan esta reforma laboral, seguramente 400.000 esten en Andalucia... si es que queda alguien trabajando, en el 2016 veremos si con otro candidato y en año de mundial me puedo apuntar al club de andaluces por el mundo... de momento me quedo con la única nacionalidad que debería valer en este país, y que solo se invoca en el mundo futbolero... "Yo soy español, español, españoooool...".