2 de agosto de 2010

La Clase Media

Que tenemos un alcalde que le gusta recaudar para sufragar las inversiones que esta ciudad necesita no es un secreto. Que cada vez estas necesidades son mayores por la caida de ingresos por tributos relacionados con la actividad económica Madrid y el incremento poblacional producido por ser la capital y polo económico de España atrayendo a mas emigrantes españoles y extranjeros tampoco.




Lo que no es de recibo es que los impuestos los paguemos siempre los mismos. La clase media asalariada de esta ciudad y país que es la que financia a los gobiernos locales, autonómicos y central. No recibimos ninguna de las ayudas puesto que nos quedamos siempre fuera por baremos economicos, siempre que se inventa alguna subida o nuevo impuesto al ser mayoría (de momento) por economia de escala recae sobre nosotros.



Ejemplos los tenemos en todos sitios:



- Aparcamiento en doble fila delante de todos los restaurantes de nivel de Madrid, nadie es multado, pero cualquier persona que deje su coche fuera de sitio, recibe su receta.

- Eventos aparcamientos masivos en cualquier sitio molestando a los residentes y peatones de las zonas, no se persigue a nadie y no se hace uso del efecto educativo de las sanciones.

- Imposible conseguir plaza en colegios y guarderias publicas, imposible conseguir becas para acceso a centros privados.

- Ninguna ayuda a la conciliación.

- Fraude generalizado en todos los baremos economicos y sociales aplicados en las becas por parte de los que no son asalariados. Nula persecuación del fraude fiscal en estos perfiles responsables de la mayoria del fraude fiscal y a la seguridad social en este pais, cuando los asalariados de la clase media tenemos una presion fiscal brutal de la que no tenemos nigun tipo de escapatoria.



A nuestro alcalde se le pierden las mejores, a la CCAA tambien, a nuestro gobierno igual. Se diseñan las ayudas con la calculadora electoral en la mano, sin pensar en ayudar nunca a la mayoría de personas que sostenemos este país, y que cualquier día acabaremos por desaparacer, y con nosotros cualquier atisbo de bienestar en este estado. Perdón, en este país, España.